No puede realizar pedidos desde su país. United States

Cuidados de la Guitarra

Teléfonos : 915 329 224/ 915 314 229

tienda@guitarrasramirez.com

Descargar el archivo

INSTRUCCIONES PARA LA MEJOR CONSERVACIÓN DE GUITARRAS Y

OTROS INSTRUMENTOS SIMILARES

 

• El mayor peligro es la humedad o sequedad extremadas y, sobre todo, el paso brusco de un ambiente húmedo a otro muy seco; la evaporación rápida de la humedad puede ocasionar rajas, por muy curada que esté la madera.

 

• Cualquier tipo de calefacción crea un ambiente en extremo seco, lo que se puede contrarrestar colocando cerca del instrumento un pequeño recipiente con agua, cuya evaporación impida esta sequedad de ambiente. Otra opción es poner dentro del estuche, debajo de la cabeza de la guitarra, una esponja humedecida dentro de una bolsa de plástico con agujeros hechos con un alfiler, controlándola periódicamente para que no se seque.

 

• Uno de los peligros de la humedad excesiva es que pueda reblandecer y estropear las colas, causando despegaduras.

 

• Hay que tener en cuenta que toda madera es un material higroscópico, que adquiere o expele humedad fácilmente, según sea húmedo o seco el ambiente que la rodea. Lo recomendable es mantener el instrumento entre el 50 y el 60% de humedad relativa del aire, lo que se puede comprobar por medio de un higrómetro bien regulado; de esta forma permanece inalterable. Por debajo del

50% hay peligro de rajaduras, endurecimiento de la pulsación y de que sobresalgan las puntas de los trastes. Por encima del 60% hay pérdida de sonido, riesgos de despegaduras y reducción de la pulsación adecuada, produciendo ceceos.

 

• La pulsación recomendable para una guitarra clásica de concierto es de 4 mm para la 6ª cuerda y 3 mm para la 1ª, tomando esta medida entre el lomo del 12 traste y la parte inferior de la cuerda, estando la guitarra afinada. La excesiva humedad reduce estas distancias y la sequedad las aumenta.

 

• No deben colgarse en las paredes, porque estas suelen acumular humedad.

 

• Una raja no tiene importancia si se recurre pronto a un buen reparador de instrumentos, y si esta se produce en la tapa y cerca del puente es aconsejable aflojar enseguida las cuerdas.

 

• Es conveniente mantener las guitarras afinadas siempre al mismo tono y, en caso de desear cambiar las cuerdas, no quitar las viejas de una vez, sino cambiar una, afinarla con las demás, y así proceder de una en una con las restantes; esto tiene por objeto que el puente y la tapa no pierdan ni por un momento la tensión a que están acostumbrados, lo que produciría una disminución en el sonido que tardaría algún tiempo en recuperar.

 

• Para limpiar manchas sobre el barniz, basta frotarlas con un trapo ligeramente húmedo en agua.

 

• Cuando las cuerdas cecean al pulsarlas al aire, es debido a que las ranuras del hueso de cabeza se han ahogado por desgaste; esto se corrige fácilmente colocando debajo de esta cejilla una tira de cartulina delgada o papel algo grueso, que generalmente basta para compensar la pérdida de altura sobre el primer traste.

* La garantía es de 2 años por defectos de construcción. No incluye el maltrato al instrumento, para más información lea el texto que aparece sobre esta indicación.